¿Cómo hidratar la piel grasa? Conócelo en Elixir by La Maga | Elixir by La Maga

¿Cómo hidratar la piel grasa? Conócelo en Elixir by La Maga

Independientemente de nuestro tipo de piel, debemos tomar desde hoy una verdad absoluta: una piel hidratada es una piel sana. Lo sabemos, aplicar productos sobre una piel brillante no nos hace ilusión, pero es importante entender lo beneficioso que resulta para nuestra dermis el producto correcto. Sin más, hoy vamos a cambiarte la perspectiva del cuidado de tu rostro demostrándote por qué omitir la hidratación es el peor enemigo para nuestra piel, principalmente si esta tiende a ser grasa.  

¿En qué se diferencia una piel hidratada a una piel grasa?

  Como lo vimos en nuestra guía de los tipos de piel nuestros genes determinan si poseemos una tez sensible, normal, mixta, madura o grasa. De acuerdo a esto requerimos un cierto tipo de cuidados específicos para mantenerla sana. Sea por los genes, la pubertad, un mal uso de productos de higiene personal o algún proceso hormonal nuestra piel puede producir más o menos sebo a lo largo del día. ¡Ojo! Esto no debe tomarse como algo negativo, puesto que la producción adecuada de esta “grasa” forma una película protectora que mantiene nuestra tez flexible y sana. Una piel grasa se entiende entonces como un exceso de sebo, sin embargo, no quiere decir que esta sea una piel equilibrada. Una piel equilibrada es aquella que se encuentra hidratada, ya que le proporciona a tu piel un medio de retención de agua mediante el apoyo de una barrera de humedad natural, lo que evita que se vea aceitosa, seca o brillante. Es decir, si tienes una piel hidratada adecuadamente formas una capa que te protegerá de factores externos como el frío o la contaminación, reduciendo la necesidad de que se forme sebo para cumplir este propósito.  

¿Cómo hidrato mi piel grasa?

  Este tipo de dermis requiere de una limpieza la cual permita eliminar la acumulación de sebo, mantener los poros libres de impurezas y garantizar que no se produzca un exceso de grasa a lo largo del día. Para conseguir esto debemos enfocarnos en dos cosas: limpiar y elegir.

Limpiar la piel

 
  • Limpiar el rostro en la mañana: retirar la suciedad y grasa de nuestras horas de sueño
  • Limpiar el rostro en la noche: eliminar las impurezas y el maquillaje del día.
Este procedimiento se debe realizar preferiblemente con un limpiador en gel, ya que los productos en crema dejan residuos grasos, lo cual no es recomendable para esta dermis. Un método efectivo para mantener nuestra piel sana es la doble limpieza coreana, ¿ya la probaste?

Elegir lo que tu piel necesita

 
  • Elegir siempre productos para pieles grasas o, por lo menos, que la proporción de agua sea mayor que la de aceite
  • Elegir siempre la mejor hora del día para aplicar nuestro hidratante. Aunque se recomienda el uso dos veces al día, a una piel grasa le basta una sola aplicación en la noche, pues los compuestos ingresarán por nuestros poros con mayor profundidad.
  • Elegir una crema etiquetada como no comedogénica, lo que significa que no obstruye los poros.

6 consejos útiles que no puedes dejar pasar

 
  • ¡No laves en exceso tu cara!: como te recomendamos, con dos ocasiones al día debe de ser suficiente. Está bien, si realizas algún ejercicio físico, también es justo que te limpies después de terminar tu sesión.
 
  • Date el gusto de hacerte una mascarilla facial: Una mascarilla a base de arcilla puede absorber el exceso de aceite y reducir el brillo durante varios días. Puedes buscar también aquellas que contengan miel, las cuales alivian la piel y evitan que se seque. Algunas de estas mascarillas pueden resecar, por lo que se recomienda aplicarla una vez a la semana y en las áreas más grasas.
 
  • Usa un tónico: El complemento perfecto para el cuidado de tu piel es un tónico que hidrate, limpie y selle. Te recomendamos nuestro tónico Bruma, ideal para pieles grasas y con acné, úsalo en el día. En la noche puedes usar nuestro Tónico Iluminador Aclarante.
 
  • Evita tocarte la cara: Tocarse la cara facilita la propagación de suciedad, aceites y bacterias a las cuales estamos expuestos constantemente. Intenta tocarte el rostro únicamente cuando estés limpiando, humectando o aplicando protector solar o maquillaje. Asegúrate también que cuando realices alguna de estas actividades tus manos estén impecables.
 
  • No te olvides del protector solar: Independiente de nuestro tipo de piel, el protector solar es imprescindible. Es importante usar uno que posea un SPF mayor a 30. ¿Ya probaste el nuestro?
 
  • Lleva siempre contigo blotting paper: Llevar en tu bolso blotting paper o papel secante es importantísimo para limpiar y absorber los excesos de grasa en nuestro rostro.
  Para finalizar recuerda nuestros artículo 10 pasos hacia la rutina de belleza coreana, el secreto para una piel saludable que te ayudará a cuidar tu piel correctamente, comparte este artículo a quien pueda ayudarle y si tienes algún otro consejo ¡estamos aquí para escucharlo!